El Prefecto de la PDI Hugo Villegas Garin, (QEPD) falleció el año pasado a los 100 años de edad. Fue el último detective del mítico Departamento 50 que luchó contra las fuerzas del Tercer Reich durante la II Guerra Mundial. Fue el último sobreviviente de esa oficina especial, creada cuando la conflagración planetaria estaba en su apogeo, en 1941; fue el hombre que en los años 50 y 60 investigó la presencia del jerarca nazi Martin Bormann en Chile y que en 1966 tuvo un cara a cara con el mismísimo Paul Schäfer. Ese fue el calado del fallecido detective Villegas, Con escasos medios, el D-50 desarticuló dos redes de espías nazis: en 1942 arrestaron a 20 alemanes de la primera, llamada PYL (siglas de estación de radio), dirigida por el agregado militar Ludwig von Bohlen, y en 1944 a 25 agentes del núcleo PQZ, a cargo del capitán de marina mercante Albert von Appen, alias “Apfel”.

Ya disuelto el D-50, Villegas siguió investigando la presencia de criminales de guerra nazis, entre ellos Bormann, el lugarteniente de Hitler. Al respecto, diversos diarios en Estados Unidos, entre ellos The New York Times, señalaron que en 1966 detectives chilenos consiguieron un juego de huellas dactilares de un ciudadano alemán de La Unión, de apellido Keller, y las enviaron a las autoridades de la entonces República Federal Alemana, para establecer si concordaban con las del jerarca presuntamente fallecido en el Bunker, en 1945.

Fue durante esos mismos años cuando la Colonia Dignidad comenzaba a ser investigada, dada las primeras fugas de sus colonos. Villegas Garin, relató en una ocasión que llegó a interrogar al jerarca alemán .siendo recibido en un salón por Paul Shafer con una pistola Walther al cinto y doce guardaespaldas, sujeto que negó todas las acusaciones
aduciendo no entender bien castellano.

Los espías nazis en Chile perseguían dinamitar el Canal de Panamá para controlar por Chile, la navegación por el Estrecho de Magallanes. Pero policías como Hugo Villegas Garin, el último cazanazis chileno, lo evitaron.