btn_doc_c

CARTA DENUNCIA AL CONSEJO DE MONUMENTOS NACIONALES

btn_doc_c

ESTADÍSTICAS DE DELITOS PATRIMONIALES

Denuncia pública Diario la Tercera:

Imagen 11

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Reportaje MEGA. Saqueo Sectero de nuestros monumentos: Imagen 10

La seguridad es considerada hoy en día una necesidad básica y primordial, que debido a la vorágine de este mundo, se mezcla a veces de manera natural y armoniosa con otras necesidades, que al igual que las fundamentales, persiguen un desarrollo auténticamente humano. La seguridad también se enfoca a medir expectativas más intangibles y profundas, como son aquellas relacionadas con el acceso, goce y protección de los bienes simbólicos que provienen o se han incorporado al patrimonio como legado cultural de una nación.

UNESCO define a patrimonio como “la apropiación y gestión de las manifestaciones materiales e inmateriales heredadas del pasado, incluyendo los valores espirituales, estéticos, tecnológicos, simbólicos y toda forma de creatividad, que los diferentes grupos humanos y comunidades han aportado a la historia de la humanidad”. Éste lo conforman, el territorio y todas las creaciones y expresiones de las personas que lo han habitado y, por cierto, su cultura material desde las épocas históricas más antiguas. Entonces, el patrimonio comprende la identidad de un pueblo, que es su herencia y fundamento del mañana.

Imagen 1La cultura, en tanto, alude a los modos de conducta aprendidos y sus manifestaciones materiales, socialmente transmitidas de una generación a la siguiente y de una sociedad o individuo a otro. Por lo tanto, el concepto de patrimonio cultural se vincula con las múltiples actividades y objetos que dan evidencia de estas conductas, considerando en forma implícita, la idea de algo apreciado que debe ser preservado. Así, conforman el patrimonio cultural de una nación, institución o persona, los bienes que ella posea, especialmente aquellos que por su valor revisten una especial importancia histórica y antropológica. Sin embargo, esta riqueza está expuesta y amenazada muchas veces a una pérdida irreparable, debido a la singularidad del desarrollo de cada sociedad. Por lo tanto, se hace inminente e indispensable su protección mediante acciones, normas o leyes dirigidas a la promoción de su defensa y conservación.
Los Monumentos y Obras de Arte ubicadas en espacios públicos constituyen una expresión patrimonial cultural del más alto nivel. Preservar estas obras para las futuras generaciones es una tarea fundamental y una obligación inherente a todos nosotros.

UN DELITO SILENCIOSO
Los delitos patrimoniales que afectan los monumentos públicos son hechos silenciosos e invisibles. Santiago y Valparaíso son ciudades particularmente afectadas por antisociales que mediante el robo, saqueo o mutilación han causado grave daño a su estética, generando una total indiferencia y despreocupación de las autoridades y ciudadanos por su actual estado.
Recorrer Santiago, visitando sus distintos monumentos, es una tarea amarga y penosa. De allí también resulta la idea incomprensible que muchos de ellos se encuentren actualmente cubiertos de gruesas capas de pintura para ocultar una acción delincuencial recurrente de antisociales. Al recorrer el bandejón central de nuestra principal avenida, nos encontramos con graves daños y robos, representados por la ausencia de estatuas y placas explicativas o conmemorativas. Ejemplos emblemáticos de lo citado son el Monumento de La Concepción en la Estación Los Héroes, el busto de Ignacio Carrera Pinto, los murales de bronce en el Monumento a Manuel Baquedano en la mismísima Plaza Italia, los jarrones greco-romanos del sector General Velásquez, y así, la lista sigue.

Imagen 9

Gráfica demostrativa del antes y después del Monumento a Los Héroes de la Concepción, ubicado en el bandejón central de la Alameda Bernardo O´Higgins, sector céntrico de Santiago, Se advierte sustracción de placas explicativas, escudos y letras de bronce, además de daños por grafitis.

En el caso de Valparaíso, destaca la estatua de la Diosa Minerva (de 180 kilos de fierro fundido, sustraída el año 2008 desde la plaza Rubén Darío en la Avenida Altamirano, en plena costanera de la ciudad), el busto del Duque de Caxias de la Avenida Brasil, la placa que marcaba las mareas de antaño en la plaza Aníbal Pinto, el torso de Juan de Saavedra y las numerosas obras dañadas o robadas desde el Parque Italia en pleno centro del puerto, lugar que por lejos, debe constituirse en el país, como un vergonzoso ejemplo e “Icono del saqueo y destrucción de nuestro patrimonio”.Imagen 4 En la actualidad, de un total de 27 monumentos que deberían existir en dicho parque, 12 estatuas están ausentes. Luego, al efectuar un chequeo de las existentes, se advierte que en 8 de ellas, hay graves daños a su estructura, varias de ellas cubiertas con pintura, inclusive mármoles italianos de Carrara (situación aberrante para expertos en pintura y escultura). Se agrega, a este listado sólo 7 monumentos en pie y en buen estado de conservación, diagnóstico que resulta al menos vergonzoso, si consideramos que Valparaíso es la única ciudad patrimonio de la humanidad de Chile y una de las pocas en el mundo.
Los delitos de este tipo que afectan al país son poco conocidos, registran escasa denuncia y sanción penal, ya que se constata que existe impunidad y fundamentalmente indiferencia de la ciudadanía (Ver Estadística en apartado). La legislación en Chile, a diferencia de otros países, dificulta abordar de manera más rigurosa estos ilícitos, pues no existe una estrategia y una postura que permita replicar una protección patrimonial rigurosa, como funciona en lugares emblemáticos como El Cusco o Isla de Pascua.
Los monumentos por lo general son dañados en el marco de actividades vandálicas que se producen en la vía pública o bien sustraídos por dos clases de delincuentes, aquellos que los transan a precio de kilo de bronce y otros, vía encargos especiales y comercializados a grandes precios entre anticuarios o coleccionistas.

MONUMENTOS PÚBLICOS EN VALPARAÍSO

Valparaíso fue declarada el 02 de Julio de 2003 como Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). El privilegio de esta designación implica un reconocimiento oficial y universal de que este bien constituye una riqueza de gran significado para toda la humanidad, desde el punto de vista histórico, artístico, científico, estético, arqueológico y antropológico.

Imagen 6 Bajo este tenor, el Centro de Estudios Históricos Forenses, en alianza estratégica con la Policía de Investigaciones de Chile y el Gobierno Regional, asumieron, el 2009 y 2010, la responsabilidad de aportar a este objetivo desde el ámbito de la seguridad, promoviendo el interés de la ciudadanía hacia el valor patrimonial de su entorno y fomentando el respeto por la conservación de los recursos culturales que conviven con nosotros.
Iniciamos esta tarea a propósito de varios ilícitos que afectaron monumentos ubicados en espacios públicos de esta ciudad. En la ocasión, se constató la ausencia de antecedentes relevantes que pudiese servir a la policía para proteger y recuperar estos valiosos bienes patrimoniales. Decidimos, entonces, embarcarnos en un proyecto cultural de orientación criminalística, innovador a nivel regional y de país, reuniendo un equipo multidisciplinario de profesionales, con la finalidad de concretar el Proyecto Editorial “Monumentos Públicos de Valparaíso: Hacia el Conocimiento, Protección y Conservación de Nuestra Herencia Cultural”. De esta manera, se publicó un libro inédito en su tipo en el marco de las celebraciones del bicentenario de nuestro país, que contenía información oficial y relevante de todos aquellos objetos destinados a perpetuar la memoria de grandes hombres y hechos emblemáticas de nuestro país, tal como lo señala en su artículo 17º, la Ley N° 17.288 de Monumentos

Imagen 7

La investigación patrimonial realizada permitió producir un magnífico catastro técnico criminalístico de un total de 300 obras existentes en la zona, documentando a grandes escultores, como Rodín y Virginio Arias. Cada página contempló un monumento público minuciosamente documentado en forma bilingüe con detalles fotográficos y planimétricos, más una breve reseña que contextualiza al lector sobre cada obra y los datos relevantes de ella.
Fue un trabajo complejo y un camino arduo que implicó el recorrido de todos los rincones de la región, clasificando y enumerando las características de los distintos monumentos públicos durante más de un año, construyendo finalmente un compendio de nuestra memoria histórica, junto con resignificar los más cercanos indicios de nuestra sociedad, que representan, interpretan y rinden tributo a hombres y eventos trascendentales acaecidos en épocas pasadas, material que en definitiva fue traspasado a diversas instituciones educacionales y culturales y enviado a todos los países de la Red Interpol para mantenerlos como registro preventivo en la eventualidad que estos objetos sean robados e ingresados al comercio internacional para su transacción en el mercado especializado.
Este proyecto de recopilación de los Monumentos Públicos de la V Región de Valparaíso, constituyó una iniciativa de notable contenido social, cultural, educativo, y se convirtió en un aporte sustantivo para una región que tiene en el factor patrimonial a uno de sus bienes más preciados.

A SEGUIR TRABAJANDO POR NUESTROS MONUMENTOS

La tarea de proteger nuestro patrimonio no es una tarea fácil y sencilla. Se requiere por sobre todo una estrategia efectiva de largo plazo que impliquen medidas de valoración, promoción y resguardo que logren garantizar en el tiempo, su preservación para el conocimiento y disfrute de las futuras generaciones.

Imagen 8

Fomentar la educación, la acción preventiva y la persecución penal son labores necesarias y urgentes para proteger estos bienes.
Los inventarios técnicos realizados han permitido en parte aportar a neutralizar estos ilícitos, logrando la individualización e identificación de las obras en el evento de ser afectas a daños, robo, tráfico, falsificación o venta clandestina.
Sin lugar a dudas falta mucho por hacer. Explorar y generar mecanismos eficientes y creativos resulta necesario para proteger este patrimonio. Se trata de una tarea compleja y difícil, sin embargo aportar a la promoción, el conocimiento y la protección de nuestra herencia cultural es y será nuestra principal tarea y objetivo.